Pasaporte COVID: qué es, cómo funciona y qué implicaciones tiene

Pasaporte COVID: qué es, cómo funciona y qué implicaciones tiene

El próximo 1 de julio entrará en vigor el llamado Pasaporte COVID o certificado verde digital

Se trata de una identificación que señala la situación inmunitaria frente a la COVID de la persona que lo porta y que le permitirá viajar libremente en los 27 países de la UE.

El objetivo de este sistema identificativo no es otro que recuperar el turismo, hacer más seguros los viajes y conseguir mayor fluidez en la movilidad, garantizando un cierto umbral de tranquilidad sanitariamente hablando.

Muchos países europeos ya han puesto en marcha proyectos piloto para que, a partir del 1 de julio, todo esté listo en su entrada en vigor definitiva. En España, muchas comunidades autónomas, ya permiten su tramitación.

De expedirlo se encargan las autoridades sanitarias competentes, siendo los centros de salud las principales emisoras. En dicho pasaporte, que puede ser en papel o digital a través de un código QR, se encuentra la información del viajero y su situación con respecto a la COVID: si ha sido vacunado, si lo ha sido con pauta completa, si ha pasado la enfermedad en los seis meses anteriores o si presenta una PCR negativa.

Este pasaporte COVID nació como fórmula para fomentar el turismo en Europa y dar seguridad a los países de origen y destino, pero lo ha hecho en un clima de polémica creada por las implicaciones jurídicas en lo referido al derecho a la intimidad en cuanto al uso de datos personales o las posibles situaciones de discriminación que se podrían dar en caso de personas no vacunadas, ya que el acceso a la vacunación actualmente está ligado a una franja de edad y no es libre en muchos estados miembro.

En la Constitución Española el art. 14 del capítulo II de derechos y libertades, reza “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.”

También la Constitución Europea contempla, en el art. 20 del capítulo III de igualdad que “Se prohíbe toda discriminación, y en particular la ejercida por razón de sexo, raza, color, orígenes étnicos o sociales, características genéticas, lengua, religión o convicciones, opiniones políticas o de cualquier otro tipo, pertenencia a una minoría nacional, patrimonio, nacimiento, discapacidad, edad u orientación sexual.”

Para solventar este problema, se decidió incluir también en este pasaporte las pruebas de PCR o de anticuerpos y no sólo el certificado de vacunación, abriendo así la horquilla de validez.

Sin embargo, otro escollo que el Parlamento tenía que superar es el alto coste de las pruebas, complicándose especialmente para los viajes en familia. En este sentido, algunos países propusieron fehacientemente que las PCR tuviesen coste cero para los viajeros. Por ahora, sin embargo, el Parlamento Europeo no ha conseguido que las pruebas sean gratuitas, ante la negativa de diversos países, entre ellos, España, que aludieron era inasumible para los Estados.

Bruselas se ha comprometido a movilizar fondos para intentar abaratar estos costes y, mientras tanto, a partir del 1 de julio, el pasaporte COVID entrará en vigor de manera definitiva y permitirá una mejor movilidad durante las vacaciones de este verano.

Lead Pro Advisors

Autor artículo:
Lead Pro Advisors